"En este momento siento bronca y frustración", confesó Lucia Fresco

La jugadora chajariense, referente femenino del voley nacional, se refirió al aislamiento por el coronavirus y dio su punto de vista de cara a su futuro en el equipo de Corea del Sur y lo que se viene con el seleccionado argentino.

En su vasta trayectoria, la voleibolista surgida en el Club Santa Rosa, de Chajarí, defendió la camiseta de Boca Juniors en dos ciclos; trasladó su juego al Viejo Continente y deslumbró en Alemania, Italia, Grecia, Hungría; mientras que, actualmente en territorio asiático, se destaca en el Heungkuk Pink Spiders, de Corea del Sur. Además, con diez años de experiencia en su mochila en el seleccionado, se transformó en una de las referentes de Las Panteras, y representó los colores argentinos en los Juegos Olímpicos de Brasil 2016.

En diálogo con El Diario, la Rusa manifestó cómo lleva a cabo el dificultoso presente -momentáneamente en Buenos Aires- y brindó su punto de vista acerca del voleibol en general. Tras vivir una aventura al retornar al país, la entrerriana dio cuentas de cómo afrontó el periodo de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio: "Es difícil. Al principio, pensamos que no iba a durar tanto y en el comienzo lo tomamos de otra manera con vistas a que se liberen las cosas en un periodo más corto. Ahora, después de tres meses, me parece excesivo el tiempo y que esto va en contra de nuestros derechos, porque hay mucha gente que quiere trabajar y no puede. Estoy en una etapa con sentimientos de bronca y frustración. Creo que, es posible liberar diferentes ámbitos llevando a cabo los cuidados necesarios".

Muy disgustada con las medidas empleadas, agregó: "Armé un mini gimnasio en mi hogar, pero también me cansa mucho, y necesitamos realizar tareas aeróbicas. Salir a correr a la plaza con la superficie de cemento, me hace muy mal. Siempre intento buscar el método más adecuado". En este sentido, la opuesta, señaló como afrontó mentalmente esta situación: "Cada uno tiene que seguir enfocado en sus objetivos y no caerse más de la cuenta; es crucial plantearse objetivos a corto y largo plazo, constantemente. Esta faceta puede resultar positiva para fortalecer muchas cosas y capacitarse. Algunos deportistas aprovechamos para tener clases que antes no podíamos, y esa es una buena manera para mantenerse impulsados y pensar en lo que se viene".

Por otro lado, la jugadora de 28 años, con 195 centímetros de altura, sintetizó cuál fue la mayor complicación en este tramo: "El encierro fue la mayor complejidad en este periodo. Quiero hacer ejercicios y me golpeo con todo. Llega un momento que no puedes realizar mucho más y te pones nervioso. Todos los deportistas tenemos articulaciones o lugares dónde sufrimos lesiones en alguna circunstancia, y conlleva a fortalecer determinadas áreas. Particularmente, tengo una tendinitis en la inserción del tendón de Aquiles, por lo tanto, me enfoco en fortalecer el gemelo y los músculos laterales. Además, estoy operada del hombro y tengo que prestar atención para mantenerlos preventivos. Cuando vuelva a jugar al vóley, no me imagino como va a ser golpear ochenta veces la pelota en un día, tras estar parada durante tres meses. Será muy complejo".

Desde 2019, la rusa milita en el Heungkuk Pink Spiders, de Corea del Sur, y estiró su vínculo. En relación a esto, manifestó: "Estoy muy contenta porque la institución decidió renovarme y tenerme un año más. No caben dudas que, el objetivo es llegar de la mejor manera a mi club y, a posteriori, pensar en la selección y los Juegos Olímpicos".

Asimismo, contó cómo avizora la vuelta de las actividades: "Es embrolloso imaginarme cómo será el retorno porque nunca nos pasó algo igual en nuestra historia cercana. Pero, estoy segura que no me pondré a entrenar con un barbijo. Veo a muchas personas que corren con este elemento y me parece una exageración. Espero que de algún modo, considerando los cuidados sanitarios adecuados, podamos volver a tocar la pelota lo antes posible. Tal vez, se podría llevar adelante con un equipo más reducido, pero hay que buscarle la vuelta".

La postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio, modificó notoriamente el panorama y el calendario de Las Panteras. En este contexto, explayó: "Falta mucho y todavía no hablamos sobre esto. Con mis compañeras, nos despedimos en el preolímpico y retornamos a nuestros clubes para cambiar el chip. Ahora, nos preocupa juntarnos a entrenar para mantenernos físicamente y en este periodo que es muy duro, reunirnos con el preparador físico de la selección, sería esencial. Es muy pronto para comenzar a charlar de una puesta a punto para la cita que recién se desarrollará el año que viene. Veremos cuando volvamos de nuestras ligas y se delimitarán los objetivos".

"Tenemos que enfocarnos en dar lo mejor en nuestros clubes, porque eso demanda un crecimiento individual que después se puede volcar en el seleccionado y es muy importante adsorber todo lo que se puede aprender para que podamos llegar preparados para sumar", concretó.

En tanto, Fresco sintetizó punto de vista en relación al crecimiento del voleibol argentino femenino: "Sin lugar a dudas, fuimos de menos a más. Cuando comencé a jugar, no teníamos ni siquiera un partido televisado. La gente no nos conocía y, actualmente, nos reconocen en la calle y sentimos el afecto. Logramos clasificar a dos mundiales, dos Juegos Olímpicos y a varios Grand Prix, sumado la medalla de bronce que obtuvimos en los Juegos Panamericanos". Además, añadió: "Todo esto, era impensado. Estamos dejando una buena imagen en el mundo y le jugamos de igual a igual a otros equipos que anteriormente no soñábamos. Es muy lindo ver cómo de a poco, la gente se unió a nosotros, como sufren con los partidos y nos hacen llegar sus mensajes. Es espectacular sentir que no es solo futbol en Argentina y habla por sí mismo de que hacemos las cosas bien".