La inflación bajó al 4,9% en noviembre

La tasa fue 4,9 por ciento cuando varias consultoras de la city informaban que se ubicaría en el área del 6 por ciento y desde Economía dejaban trascender que estaría en el del 5 por ciento. El dato de noviembre logró quebrar la inercia inflacionaria, mérito de la estrategia de acuerdos con palos y zanahorias del ministro Sergio Massa.

La inflación fue 4,9 por ciento mensual en noviembre, un registro que volvió a los niveles del primer trimestre del año. En los últimos doce meses la suba de precios fue 92,4 por ciento, alejando el fantasma de terminar el año en tres dígitos, como pronostica la mayoría de las consultoras de la city. 

Algunos objetivos de la gestión económica de Sergio Massa pueden verse en este indicador: la desaceleración del rubro de alimentos y bebidas, que pasó de 6,2 en octubre a 3,5 el último mes, se vincula con el programa de Precios Justos y también la menor incidencia de la categoría Prendas de vestir y calzado, que se ubicó por debajo del promedio general por primera vez en el año. A su vez impactó fuerte la segmentación tarifaria.

El 4,9 de noviembre representa una marcada desaceleración respecto al 6,5 promedio de los últimos cuatro meses. Resta los aumentos en diciembre, un mes con estacionalidad alta debido a las remarcaciones en vísperas de las fiestas y por el inicio de la temporada de vacaciones de verano. 

El impacto del programa Precios Justos se sentirá plenamente en el último mes del año dado que entró en vigencia a mediados de noviembre. Para el primer bimestre del 2023 , si se cumple la promesa de Massa de reducir en 1 punto la inflación mensual, la tasa de inflación debería empezar con el 3.

Los rubros que superaron al promedio

La división de mayor aumento en noviembre fue vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles con 8,7 por ciento, pues contabiliza el resultado de la segmentación tarifaria de los servicios de electricidad y gas a nivel nacional y el caso del agua específicamente en Gran Buenos Aires. Este efecto inflacionario persistirá en los meses que siguen pues resta aplicar nuevos recortes a los subsidios en diciembre y febrero de acuerdo al cronograma original.

En segundo lugar con 6,4 por ciento se ubicó el rubro de Comunicación, que abarca los servicios de telefonía, internet y televisión. Aquí las grandes empresas que concentran el mercado impidieron la regulación estatal mediante fallos judiciales que suspendieron la decisión del gobierno de declararlos “servicios públicos esenciales” a través del DNU firmado por el presidente en agosto de 2020. Primero la Justicia Federal aprobó una medida cautelar presentada por Telecom, del grupo Clarín, y más tarde la Corte rechazó dos recursos de queja presentados por el Enacom.

El rubro de Bebidas alcohólicas y tabaco ocupó el tercer lugar en las subas de precio por el aumento en los cigarrillos, el ítem subió 6,3 por ciento.

Desaceleración inflacionaria

Los Alimentos y bebidas no alcohólicas, en tanto, fueron la división que menos creció en noviembre: con un alza de 3,5 por ciento, que no se veía desde octubre de 2021 cuando entraba en vigencia el plan Precios Cuidados del entonces secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, que retrotraía los valores de 1400 productos de consumo masivo a los primeros días del mes. El programa Precios Justos de Sergio Massa es más amplio pues abarca 1900 productos esenciales –entre alimentos, bebidas, lácteos, higiene personal y limpieza- y al igual que aquel entró en vigencia a mediados de mes, de modo que se espera un segundo impacto también en diciembre.

El programa estará vigente hasta febrero. Asimismo, Massa acordó con las más de 100 empresas que entraron voluntariamente al acuerdo –merced a recibir los dólares necesarios para importar insumos intermedios- que los precios de los productos que quedaron por fuera del mismo aumenten en torno al 4 por ciento mensual. Esto también incidió sobre la dinámica general de la inflación en alimentos.

En paralelo el equipo económico decidió continuar esas negociaciones “en torno al 4 por ciento” con varios sectores de la actividad: indumentaria, combustibles, puntualmente al precio de la harina subsidiada para hacer pan, medicamentos y productos electrónicos. El aumento ordenado en el caso de la nafta, gasoil y otros que empezó a regir a mediados de noviembre no tuvo impacto sobre la división de Transporte que releva Indec.

Con negociaciones sector a sector, el equipo de Massa logró quebrar la tendencia de acelerado aumento del precio de las Prendas de vestir y calzado, que en noviembre subieron 4,5 por ciento mensual: por debajo del índice general de precios por primera vez en el año. La inflación en doce meses en este rubro fue de 122,4 por ciento de acuerdo al último dato de Indec. El miércoles Massa refrendó el acuerdo de congelamiento de precios con las principales 60 marcas productoras de ropa que se extenderá hasta fines de febrero y también alcanzó un acuerdo con unas 25 marcas de calzado deportivo que contempla una rebaja de hasta un 20 por ciento en los precios vigentes a diciembre y se firmará la semana entrante.

 

 

Mensajeanos